Una buena noticia de Salud

Hay historias de vida que tienen una particular capacidad para volverse interesantes. Son esas que no solo generan simpatía sino que también rápidamente se convierten en buenas noticias. Buenas historias, buenas noticias, ¿qué más podemos pedir?.

Es el caso de Florencia Boggiano, esta nuevo profesional médica que luego de estudiar su carrera en la Universidad del Salvador, ya está lista para iniciar su trabajo en el sistema de salud de Pinamar luego de su experiencia como rotante de último año. 

"Hace un tiempo empecé a contactarme con gente de Pinamar con la intención de poder venir para acá. Al principio era algo tímido pero finalmente surgió una posibilidad concreta y no lo dudé", comparte Florencia, "Yo hacía guardias en Buenos Aires pero todos los veranos los pasaba acá en Pinamar, con la familia, como tantas otras personas. Fue entonces que pude dar con la gente que me acompañó en los primeros pasos para incorporarme al trabajo y realizar esas guardias en Pinamar durante el verano. Seguí estudiando y ya en mi último año tenía que hacer mi residencia. Dentro del internado rotatorio o las prácticas obligatorias los campos más grandes son medicina clínica, pediatría o cirujía. También se incluye allí Atención Primaria de la Salud y es una práctica que se podía hacer fuera de la facultad así que empecé a moverme para poder realizarla en Pinamar".

Amor por el destino, amor por su profesión, Florencia no lo pensó dos veces ya que la vida parecía juntar sus elecciones de vida en un punto geográfico marcado: De Castelar (zona Oeste del Gran Buenos Aires), donde se crió, a Pinamar. "Entonces tuve la posibilidad de hablar con el Dr.D'Agostino y empezar mis rotaciones en el sistema de Atención Primaria y allí también surgió la posibilidad de incorporarme al sistema. Me fui preparando para todo, las instancias fueron pasando y ya estoy dentro del sistema".

"El cambio es rotundo. Las distancias, el estilo de vida, los ritmos. Tengo 26 años y todo lo que se me dio fue un cambio total en mi vida, todo novedoso y sorprendente para mi. Desde chica quise ser médica, no fue algo familiar en sí sino que tenía una identificación constante con la idea de ayudar a la gente. Pinamar es mi destino, de alguna forma todo lo que hice en mi vida me trajo hasta acá. No puedo negar que acá soy feliz".

Florencia ya está iniciando su camino dentro de la salud pública de Pinamar y aun con su cargo firme no deja de sorprenderse: "Me fascina la articulación que hay acá. Cómo funciona la Atención Primaria, cómo los médicos generalistas puede realizar su trabajo. Es algo que en otros sitios no ocurre y es genial poder ser parte de esto".