Escuela 501: El ejemplo de Fran

La apertura de la nueva sede de la Secundaria de la Escuela Especial 501 en Mar de Ostende es, de por sí, una gran noticia. Pero dentro de toda gran novedad hay pequeñas historias que nos devuelven la fe en el día a día, que nos muestran que el amor y el compromiso vencen cualquier contratiempo. Historias que nos enseñan que mirar para adelante y avanzar es la mejor forma de evolucionar.

Es el caso de Mariano Bossie y su hijo Fran. Una historia de lucha, de momentos duros enfrentados con valentía, que hoy los encuentra felices: "Fran tiene 16 años y tuvo una trayectoria irregular en otras escuelas. Siempre había alguna cosita que no cerraba hasta que pudimos contar con la Escuela Especial. En el 501 lo trataron siempre increíblemente, con contención, acompañándolo en cada momento", detalla Mariano, "Y Fran está tan comprometido como todos con esta obra. Él sabe todo. Tiene presente el paso a paso de la obra, esta es como su casa".

"El aprendizaje en estos casos es mutuo", cuenta Mariano, "Los docentes con nosotros y nosotros con ellos. Reconozco muchísimo a Miriam, la ex directora, y a Marisa Villamil. La tolerancia y el compromiso de todos los docentes es fundamental. La Escuela Especial es el mejor lugar para muchos chicos. Todo es esfuerzo pero el compromiso y las ganas de superación son más fuertes que cualquier impedimento que nos pongan. Toda la comunidad de la Escuela va para adelante".

"Este no fue un inicio de ciclo cualquiera", define Mariano Bossié, "Tener una casa nueva es un sueño, poder tener un espacio para los chicos es muy importante. Ellos se acomodan pero acá la educación va a poder desarrollarse mejor. Los chicos y chicas se merecían esto. En esto coincidimos todos. Es un desafio para los docentes y alumnos pero también para los padres, para la familia entera. La inclusión social es un desafío y un compromiso diario", concluye Mariano mientras Fran confirma con una sonrisa.