Luis Alberto: Amor y pasión por los autos

Luis Alberto no esquiva desafíos. Es tapicero desde hace 50 y hace 30 años vive en el Barrio San José: "Empecé a venir de vacaciones, me empecé a enganchar y bueno, como ven, no me fui más." Sus pasiones pasan por las cosas sencillas: Su familia para la que dice guardar una especial dedicación, su barrio, sus amigos, su trabajo. Luis Alberto no esquiva sentimientos: "Todo lo que tengo es para mi nieto Lisandro, espero dejarle cosas lindas para que disfrute."

Y los gustos sencillos, a veces, se vuelven pasiones. Así es que la paz del Barrio San José, uno de los más tradicionales de Pinamar, se vuelve viaje en el tiempo y meticulosa precisión. Luis Alberto da rienda suelta a su manía por la restauración de autos antiguos, todo un desafío: "Siempre tuve esta pasión que, lateralmente, se suma a mi laburo. Tengo la posibilidad de comprar, restaurar y, en algunos casos, vender los autos. Hace un tiempo vendí muy bien una Chevy y con ese dinero pude comprarme la casa. Le pongo mucho compromiso y soy muy detallista."

Luis Alberto cuenta que su último trabajo es un logro: "Este Siam DiTella 65' que ven acá fue buscado. Lo fui rastreando hasta que lo encontré en Mar del Plata, lo pagué bien y a penas vieron el trabajo que le metí me lo quisieron comprar por el doble. Estaba golpeado, le tuve que hacer chapa, pintura. Este lo estoy trabajando finamente para poder defilar y ponerle las banderas que las cosas que defiendo: las Malvinas, Temperley y el Peronismo. Este auto simboliza mucho de eso y, claro, es la herencia que le quiero dejar a mi nieto", cuenta con emoción.

"Siempre estoy viendo autitos para comprar", explica Luis Alberto para culminar la charla, "El Siam ya tiene seguro, puede circular y seguramente lo van a ver pronto por Pinamar. Siempre estoy en contacto con amigos que compran y venden autos así. Gente que se dedica con amor a recuperar la esencia de los vehículos. Todo se hace con amor y pasión. Y eso es siempre lo principal".