Ostende: Un nuevo paisaje

El Paisajismo es la actividad destinada a modificar las características visibles, físicas y anímicas de un espacio, tanto rural como urbano, entre las que se incluyen: los elementos vivos, tales como flora y fauna, lo que habitualmente se denomina jardinería, el arte de cultivar plantas con el propósito de crear un bello entorno paisajístico; los elementos naturales como las formas del terreno, las elevaciones o los cauces de agua; los elementos humanos, como estructuras, edificios u otros objetos materiales creados por el hombre; los elementos abstractos, como las condiciones climáticas y luminosas; y los elementos culturales.

Y aun en la frialdad de la Wikipedia, la denominación implica una recolección cálida de sensaciones. Bajar el "paisajismo" al día a día nos recuerda aromas, colores, momentos. Todos podemos encajar en una imagen creada a partir de esta definición, nada en esa composición no es ajeno y contrario. Sin embargo, somos paisajistas. Y los paisajistas, puestos en su función profesional, logran llevar esa propiedad cultural colectiva a la acción. Logran plasmar con mirada fina y buen gusto lo que todos sentimos como propio y lo que nos quedará presente por siempre.

Allí, en ese juego humano y profesional que le depara una renovada Ostende, está Lorena Allemanni. paisajista recibida hace 11 años en la Universidad de Buenos Aires: "Tuve la suerte de acercarme al proyecto del Estudio Galera y me pareció muy interesante que trabajaron el lugar cuadra por cuadra. Teniendo en cuenta ese paso a paso respondo con mi propuesta paisajística. La idea es incorporar vegetación de la zona, que genere una identidad marcada para Ostende. Que diferencie este espacio de Pinamar o Valeria del Mar".

Lorena se especializó en la Licenciatura en Planificación y Diseño de Paisaje y su mirada, especificamente, recaló en el trabajo en espacio público. Es por esto que explica que en Ostende, a partir de este diseño, el mantenimiento del proyecto será mínimo: "La adaptación, el arbolado, todo lo que rodea la renovación invita a que la gente pueda vivir y relacionarse con el espacio. Usamos una idea muy renovadora pero respetando las características propias de Ostende. Además, hay que pensar en la gente, en el vecino, pensar la intervención en el espacio públicar mediante el verde. Esto, en general, es bien tomado por la gente y todo aporte en este sentido es bienvenido".

"Siempre es bueno entender y acompañar al vecino", cuenta la paisajista, "Porque así es como los espacio generan identificación. Esos recuerdos que, después de todo, son lo que quedan". 

"El paisaje está tan arraigado en nosotros que forma parte de nuestra historia y de nuestra cultura. La necesidad de las personas de volcarse a ella es cada vez mayor, ya sea por controlar la contaminación, como efecto desestresante en contraste con las grises y aceleradas urbes, como recreación, o bien para tratar de conservar la belleza y la diversidad existentes. Ya no se trata solo de contemplar, sino también de experimentar y vivir en forma sana y equilibrada". La conclusión wikipedista no puede ser refutada. Resulta tan real y familiar como las palabras de Lorena Allemanni.