La generosidad al servicio de todos

Los actos de generosidad, la sensibilidad para actuar y dejarse llevar por las lindas acciones no parecen ser moneda corriente en la actualidad. Lamentablemente el ritmo de vida moderno parece llevarnos a un frenesí en el que ya no disfrutamos de una buena acción. Se da en las grandes urbes y a veces, inclusive, en la bellísima tranquilidad de nuestro Pinamar.

Sin embargo, aun existen esas historias que nos muestran el brillo que diferencia a nuestra comunidad. Pinamar sigue siendo un espacio para vivir a otra velocidad y las acciones generosas, como las pequeñas historias que nos endulzan el corazón, deben conocerse. Jorgelina Alcántara Braidot es una joven de Santa Teresita, enamorada de Pinamar, que abrió su corazón y sus conocimientos para ayudar. Con compromiso, Jorgelina donó su trabajo con los planos de la nueva área de Oncología, parte de la renovación integral que se viene llevando a cabo en el Hospital Comunitario.

Con emoción, cuenta su historia: "Mi historia con el nuevo espacio de Oncología del Hospital se dio de una forma muy fortuita y orgánica. Me invitaron y me pareció una buena oportunidad para brindar mi colaboración humana y mi experiencia profesional. Por buena onda, y teniendo en cuenta que soy arquitecta, me propuse ayudar con la concepción de la nueva área de Oncología".

Jorgelina no es una arquitecta más. Estudió en la Universidad de Mar del Plata y realizó su especialización en la Asociación Argentina de Arquitectura e Ingeniería Hospitalaria en Buenos Aires. Quiso el destino que se acercara con su especialidad para dar una mano: "Es cierto, mi especialidad en la arquitectura es lo hospitalaria. Esa es mi formación y estuvo muy bueno poder colaborar. Algo que me llegó muy adentro fue la posibilidad de humanizar el recurso físico de la salud que luego se traduce en tratamientos más humanos".

"Por sobre todas las cosas queríamos garantizar las condiciones de seguridad e higiene", explica Jorgelina, "No solo para los pacientes sino también para los familiares y los profesionales de la salud. Trabajamos en un espacio ventilado, con campana, con confort, que viene directamente ligado a generar mejores condiciones para el paciente. Pensar en lo mejor para el enfermo y no en la enfermedad. En cuanto mejores sean las condiciones, mejor vida para los tratados". 

"Soñamos con un Hospital más confortable, más humano, más amigable con los pacientes", expresó, a cuento de esta historia de vida, el secretario de Salud de Pinamar, Dr. Eduardo D'Agostino en su cuenta de Instagram, "Por eso, con parte del equipo nos reunimos con Jorgelina. Ella es especialista en arquitectura sanitarista y, con mucha sensibilidad, se ofreció a donar los planos de la nueva área de Oncología que estamos llevando adelante junto a la gente de la Fundación Donde Quiero Estar. Un verdadero orgullo poder seguir avanzando día a día para mejorarle la vida a los vecinos de Pinamar".