Vacunación Antirrábica en Pinamar

El equipo de Zoonosis Pinamar continúa desarrollando la campaña de vacunación antirrábica 2021. La función del área Zoonosis es trabajar en la salud pública sobre enfermedades que transmiten los animales a las personas como pueden ser la rabia, leptospirosis, dengue, zika, chikungunya, psitacosis, etc. Las consultas se pueden hacer al 2254 49-1669 o acercándose al Centro, ubicado en la Avenida Intermédanos detrás de la estación de Caballería. 

La campaña antirrábica incluye encuentros en diferentes puntos de Pinamar además de la vacunación diaria en el Centro. Federico Barone, referente del área, indicó: "El control poblacional de perros, por el tema de la rabia, nos importa de manera sustancial. Si bien la campaña se nos hizo cuesta arriba por la situación de pandemia, seguimos generando estos encuentros presenciales para no dejar de difundir la necesidad de tener presente la temática. Vamos a avanzar con esto. Después de 40 años, en Coronel Suárez, hubo una muerte por rabia así que, con la indicación de Provincia, seguimos adelante con la campaña. Ya estuvimos en Ostende, Pinamar y este viernes estaremos en Valeria del Mar".

"Hay menos problemática con respecto a los gatos en la vía pública pero no es menos importante. De hecho, esta persona que falleció por rabia fue mordida por un gato silvestre. Por eso es tan importante sostener la vacunación anual, obligatoria y gratuita. Pinamar es un lugar riesgo medio pero hay que estar siempre atentos. En Zoonosis estamos todos los días de 9 a 12 horas y ya hemos aplicado más de 1200 vacunas en el primer cuatrimestre más allá de las campañas. El trabajo no cesa y los invitamos a acercarse", contó el director de Zoonosis. 

"En lo que tiene que ver con nuestro centro", continuó Barone, "Todos los felinos, ya sean machos o hembras son citados a las 8:30 sin excepciones, salvo los días que tenemos reservados completamente para operar gatos. A partir de las 9 30 empiezan a llegar los primeros perros y la idea es no mezclar las especies en los sitios de espera por el estrés que produce a un felino que está despertando de una anestesia el ladrido de un perro".

"Los profesionales del área ponen ante todo el bienestar del animal. En cuanto a la forma de transporte de un felino, lo ideal es siempre tenerlo contenido, ya sea en una caja transportadora, una mochila, o un bolso con cierre. Nunca en brazos. Los gatos pueden asustarse por los ladridos, estresarse y escaparse sin poder volver a encontrarlos. Para evitar estas situaciones tratamos de cumplir con las normas de horarios, transporte del animal, así como la insistencia con el ayuno. Una cirugía puede reprogramarse y, para esto, siempre hemos demostrado la mejor predisposición, priorizando minimizar los riesgos implícitos en un acto quirúrgico", explicó el titular de Zoonosis.

"Tenemos que agradecer a los vecinos por la comprensión de estas prioridades y acompañar nuestra labor diariamente", concluyó el médico veterinario.